martes, 10 de abril de 2018

Las puertas del Laberinto se abren de nuevo


Han pasado casi ocho años desde la última vez que publiqué en este blog. En esos ocho años me han pasado muchas cosas: he abierto un negocio propio, me he casado y ahora soy padre de dos maravillosas criaturillas infernales. Dos geniales diablillos a los que me apetece horrores introducirles en el mundillo de los videojuegos pero que devoran el escaso tiempo de ocio que me queda tras la jornada laboral. Se acabó el perder horas en juegos de mierda solo por las risas de hacer el análisis, se acabó poder pasar las tardes rebuscando basurilla coleccionable en el sandbox de turno se acabaron los RPG's de 100 horas...

Y sin embargo, 8 años después estoy reabriendo de nuevo el blog ¿Qué sentido tiene volver a escribir en la era de los Youtubers, los gameplays en Twitch y las Stories de Instagram? Seguramente ninguno, pero me apetecía volver a un sitio en el que poder disertar cómodamente sobre las chorradas que me apetezcan, ya no solo sobre videojuegos; en este nuevo Laberinto habrá cabida para mis otras aficiones: rol, guitarras, libros, nostalgia ochentera y noventera... Cualquier cosa que se le ocurra a alguien que está a las puertas de la crisis de los 40.

¿Y por qué no reanimo de nuevo El Píxel Ilustre? El Píxel Ilustre es demasiado grande para una sola persona. Si alguna vez nos decidimos a arrancar de nuevo, seguro que estaré ahí, pero de momento parece que seguirá en hibernación una temporada. Así que no preguntéis: El Píxel está bien como está.

Me despido sin más hasta la próxima entrada. Afectuosamente;

Galious

2 comentarios:

  1. Qué alegría ver que un blog a la vieja usanza vuelve a la vida. Ahora espero que la próxima entrada no sea en agosto de 2026… Y si lo es, ¡que la escriba Galious Jr.!

    ResponderEliminar
  2. ¡Vivan los sres. Galious y sus ilustres diablillos (sin olvidar al perreque encantador)! Muchas ganas de leerte de nuevo, amic.

    ResponderEliminar